Ejercicios de olfato

Cuando el perro usa su olfato

10-15 minutos de trabajo de olfato tiene el mismo valor que una hora de paseo en correa; El perro estará mental y físicamente agotado, contento y satisfecho, en consecuencia, también su propietario.

El trabajo intensivo, calmado, concentrado y en sintonía con su dueño permite que los perros muy activos aprendan a relajarse y tener autocontrol.

Es la forma más natural de estimular intelectualmente al perro y promover su actividad mental y toma de decisiones sin temor al error, los que reducirá sus niveles de estrés y agitación si la hay.

Nose Work, trabajos de olfato

Actividad óptima y beneficiosoa para cualquier perro, destaca así mismo por sus beneficios terapéuticos:

  • Permite regular y poner bajo control la energía excesivamente alta de ciertos individuos.
  • Ofrece a perros geriátricos, convalecientes, con algún tipo de discapacidad… la posibilidad de realizar tareas satisfactorias y significativas, no incompatibles con su edad, manteniendo sus cualidades y extendiendo su calidad de vida.
  • Es un trabajo en equipo con el dueño, mejorando así el entendimiento mutuo y la calidad del vínculo.
  • El uso del olfato tiene la capacidad de relajar a los perros, siendo extremadamente útil en aquellos que presenten comportamientos miedosos, agresivos o hiperactivos por su efecto terapéutico.
  • Permite redirigir su impulso de caza, hacia la pauta tan natural y satisfactoria de la misma como es la búsqueda de la presa
  • Se realiza con el perro atado a una correa larga.
  • Pueden participar perros poco sociables.
  • La actividad siempre se adecúa a las características tanto del perro como de su propietario.

Mantrail (búsqueda de personas)

Los perros son superdotados en el uso del olfato. Le sorprenderá su capacidad para encontrar personas ya sea reconociendo su rastro en el suelo o detectando las moléculas de olor suspendidas en el aire. Para ello sólo necesitamos un objeto que haya estado en contacto con la persona que se busca.

Esta actividad refuerza el vínculo con el perro, le permite ejercitar libremente una de las actividades para ellos más natural y satisfactoria y facilita un tiempo de compenetración y diversión en la naturaleza con la familia.

Es la forma óptima de redirigir el instinto natural del perro hacia la caza por otra actividad igual de satisfactoria, que será, a su vez, fuente de calma y relajación y todo un orgullo para él y sus propietarios.

Perros de alerta y asistencia para diabéticos

El objetivo principal es de mejorar la calidad de vida de los usuarios que eligen disfrutar de la convivencia con un perro de asistencia. Educamos a los perros que ya viven en sus familias o buscamos un cachorro adecuado para entrenarlo junto con sus nuevos dueños en su casa. Entrenamos para avisar de los cambios que puedan producirse en el organismo.

Los perros adiestrados para diabetes tipo I, sobre todo en niños, detectan la bajada de azúcar que se produce en la persona, antes de que ésta se de cuenta del cambio en el organismo e incluso a veces antes de que lo haga el propio medidor.

Su función es alertar al paciente, recoger la medicación o avisar a alguien en el momento de la bajada.